Mostrando entradas con la etiqueta Rincón de Noa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rincón de Noa. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de agosto de 2010

Rascadores de cartón

Si hay algo que preocupa seriamente a muchos de nuestros humanos es el hecho de que, en ocasiones, los gatitos domésticos afilemos nuestras uñas en lugares poco apropiados. De esta manera, un sofá, una mesa, una alfombra, una puerta o cualquier otro enser puede convertirse en blanco de nuestras garras y en motivo de disgusto para los habitantes bípedos de la casa.

En relación a este delicado tema, lo que debe quedar bien claro es que afilar las uñas es una necesidad felina y no una táctica premeditada para fastidiar. El caso es que, además de mantener nuestras garras a punto, con las marcas que dejamos estamos reclamando como propio el objeto en cuestión y, junto a él, el territorio circundante, utilizando para ello señales visuales (los arañazos propiamente dichos) y odoríferas (a través de unas glándulas que poseemos entre los dedos y que impregnan cada mueble u objeto arañado con un determinado olor) Como veis, es nuestra naturaleza felina la que nos impulsa a rascar, siendo vosotros, queridos lectores humanos, los encargados de proporcionarnos elementos adecuados para hacerlo si no queréis que elijamos para ello cualquier mueble de la casa.

Este es el motivo por el que en un hogar con gato no debe faltar al menos un rascador. En el mercado podréis encontrar de muchos tipos: sencillas alfombras, auténticos árboles, torres hasta el techo, para colgar de la pared, para cubrir esquinas, etc. Y es que todo vale a la hora de rascar. Una vez comprados, muchos humanos se quejan de que el gato sigue rascando en lugares indebidos y es que el secreto del éxito de este tipo de estructuras radica en el lugar elegido para ubicarlas: deben estar allí donde el gato pase más tiempo, evitando la tendencia a esconderlos. Y, por supuesto, hay que dar tiempo a los felinos para acostumbrarse al nuevo cachivache.

Los rascadores más habituales son los forrados con tela de peluche, cuerda o sisal pero nosotros queremos hablaros hoy de otros mucho menos pretenciosos pero bastante atractivos a los ojos felinos: los rascadores de cartón. Se trata de plataformas exentas, planas o con forma (de ola, de diván, de sofá, etc) hechas a base de capas de cartón prensado que se colocan en el suelo y que permiten a los gatos arañar o, simplemente, tumbarse encima (En la primera foto podéis verme precisamente testando en persona la comodidad de uno de estos rascadores mientras me documentaba para esta entrada. En la segunda, a Elmo controlando de cerca la calidad de los distintos modelos que hemos recibido en los últimos días) A nosotros tres nos encantan y son una opción económica (la mayoría entre 3€ y 12€, dependiendo del tamaño y de la forma), ecológica (una vez destrozados, se pueden reciclar en el contenedor de papel) y fáciles de conseguir (disponibles en cualquier tienda de animales física u on-line) para proporcionar a los felinos domésticos un sitio extra en el que afilar sus uñas.


No me gustaría cerrar esta entrada sin haceros reflexionar sobre algo que a pripori parece obvio: todo gato nace con uñas porque las necesita en su día a día, siendo la desungulación o extirpación quirúrgica de las mismas una mutilación y una barbaridad totalmente innecesaria que resta calidad de vida (cuando no se la arruina por completo) a los gatos que pasan por ese trance. Este es el motivo por el que, antes de decidiros a convivir con un felino, es importante que os detengáis a pensar y barajéis los pros y los contras. Si durante este balance os dais cuenta de que para vosotros vale más un sofá impoluto que las uñas del gato, estad seguros de que, a pesar de la cantidad de rascadores disponibles en el mercado, no estáis preparados en absoluto para la vida gatuna.

sábado, 14 de junio de 2008

¡Sálvese quien pueda! Productos contra las bolas de pelo (2ª parte)

El otro día, al hablar sobre la época de muda, ya nos referimos extensamente a la malta como producto importante en la lucha contra las bolas de pelo. Pero existen otras opciones con las que podemos contar en esta guerra contra las obstrucciones intestinales. Así, por ejemplo es muy recomendable dejar a disposición de vuestros gatos macetas con hierba para que se purguen en caso de necesidad, siendo este el método natural que empleamos los felinos para aliviar la pesadez de estómago. Al igual que en el caso de la malta, habrá a gatos a los que les enloquezca y otros que ignorarán este tentempié vegetal de manera sistemática: como siempre, el éxito de la hierba dependerá exclusivamente de los gustos de vuestro pequeño compañero. Para facilitaros la vida, en los supermercados y en las tiendas de animales venden packs de semillas mezcladas con un sustrato especial que simplemente necesitan agua y unos días para crecer, siendo la opción más rápida. Aunque si tenéis espacio y alma de jardineros, siempre podéis optar por los sobres de semillas que se convertirán en rica hierba en cuanto las pongáis en tierra nueva: el tiempo de germinación, si optamos por este modo tradicional, dependerá de las propias semillas, de la época del año en la que las plantéis y de la calidad de la tierra usada, pero viene rondando la semana en condiciones óptimas. Una variante interesante consiste en plantar alpiste de pájaro. ¡Al abuelito Niebla le encantaba y es realmente económico y fácil de cultivar! Lo importante es que el gato tenga a su disposición hierbas tiernas y jugosas porque, de lo contrario, recurrirá a mordisquear las plantas de casa, lo que, además de no ser un comportamiento adecuado, puede terminar con una intoxicación del felino (pues muchas plantas comunes en nuestros hogares son venenosas)

Para terminar sólo me queda deciros que las principales marcas de pienso gatuno también han pensado en maneras de evitar los problemas derivados de la ingesta de pelo, siendo cada vez más habituales los piensos ricos en fibra que facilitan el tránsito intestinal.

El precio de la hierba gatera varia en función del formato y de la marca que elijamos, moviéndonos entre los 2 y los 6€. Si optáis por semillas como el alpiste, tendréis simiente para una buena temporada por 1 ó 2€. En cuanto a los piensos ricos en fibra, los paquetes de 2 kgs de alta gama rondan los 20€: para que os hagáis una idea, a Rumbo y a mí un saco de esos nos suele durar casi un mes. En general no se trata de productos difíciles de encontrar en tiendas y supermercados (salvo la malta en copos de la que ya hablamos), constituyendo de esta manera una medida de prevención barata y accesible que facilitará a corto, medio y largo plazo la vida de vuestros compañeros gatunos (¡Sin contar con el ahorro en visitas no deseadas a la clínica de urgencia!)

Por si os interesa leer más sobre las bolas de pelo, os dejamos este enlace:

Nota.- Hay que saber distinguir el vómito relacionado con alguna intoxicación o enfermedad del vómito que se provoca el gato al comer hierba con la finalidad de expulsar el pelo que se acumula en su estómago. Este último sencillamente alivia al gato, que después de devolver se sentirá bien y se comportará de forma totalmente normal. Ante síntomas extraños o un comportamiento anómalo, siempre es recomendable consultar a nuestro veterinario.


sábado, 7 de junio de 2008

¡Sálvese quien pueda! Productos contra las bolas de pelo (1ª Parte)

Desde hace unas semanas, los felinos domésticos del hemisferio norte estamos inmersos en plena época de muda (de ahí la encuesta de este mes) Esta pérdida de pelaje es algo normal pero en ocasiones puede traer alguna que otra complicación. Al lavarnos, actividad a la que dedicamos horas y horas, los gatos tragamos inevitablemente gran parte del pelo desprendido, existiendo la posibilidad de que se lleguen a formar dañinas bolas de pelo. Lo más habitual es que estas bolas se expulsen de manera natural, pero algunas veces pueden provocar molestias estomacales, vómitos y terminar obstruyendo el intestino, en cuyo caso sería preciso acudir al veterinario. Para evitar llegar a situaciones peligrosas es importante intensificar en estos momentos el cepillado, con lo que lograréis quitar gran cantidad de pelo muerto a vuestro gato. Además de esto, es conveniente saber que en el mercado existen varios complementos alimenticios destinados a facilitar el tránsito del pelo ingerido.

Quizá uno de los productos antibolas más conocidos es el que vamos a presentaros hoy. Se trata de la malta, bien sea en pasta o en copos (en casa hemos probado las dos) Hay muchas marcas que ponen a disposición del consumidor el primer tipo, es decir, la malta en pasta. De consistencia pegajosa, de olor intenso y con un color que oscila entre el marrón claro y el oscuro, para muchos mininos golosos es una chuchería de lo más apetecible, con lo que al tiempo que protegéis el aparato digestivo de vuestro peludo amigo, le estaréis agasajando de lo lindo. Pero esta idílica estampa no siempre se cumple, pues al margen de este colectivo de maltadictos, entre los que yo me incluyo, están aquellos gatos que huyen de la malta solo con ver el envase (entre estos últimos se encuentra Rumbo) En este caso, la rutina de dar malta al gato puede convertirse en una auténtica batalla campal, tal y como Rumbete nos explicó aquí. Pero a pesar de las posibles dificultades, os aconsejo no abandonar el hábito de proporcionar malta a vuestros gatos al menos una vez a la semana, pauta que debe intensificarse en las épocas en la que la pérdida de pelo es mayor. Y un consejo que os damos desde este apartado es que no deis por perdido a un gato si no le gusta la primera marca de malta que le dais: las diferencias de un producto a otro pueden hacer que el gato consuma con pasión una marca, después de haber rechazado otras con anterioridad. Así, por ejemplo, a Rumbo le cuesta menos tomarse su ración desde que nuestros humanos encontraron una malta con sabor a queso: sólo es cuestión de encontrar la malta adecuada.

El otro tipo de malta que os he anotado, la que se presenta en copos, no es demasiado habitual en el mercado español. Durante algún tiempo estuvo disponible en la Felitienda y tanto a mí como a mi hermana Chiqui nos gustaba mucho. El aspecto de esta malta seca es similar en textura y color al de los copos de levadura de cerveza que venden en las herboristerías, pero desgraciadamente no la hemos vuelto a encontrar. Así que aprovecho para pedir que si alguien sabe dónde conseguirla en España, que nos lo indique.

Además de malta pura, encontraréis habitualmente en los lineales de alimentación para animales pastillas y premios con alto contenido en malta. Como capricho eventual no están mal, pero siempre será mucho más eficaz la malta en pasta a la hora de facilitar el tránsito de las bolas de pelo.

En cuanto a los precios de estos productos, un bote de malta puede costar desde los 3 a los 7€, dependiendo de la marca, mientras que en forma de chucherías, el precio puede ir de los 2 a los 3€ por paquete. Es importante indicar que si los dosificamos bien, son productos que duran bastante tiempo.

Nuestra próxima entrega tendrá como protagonistas a la hierba gatera y el pienso rico en fibra, dos opciones más en nuestra lucha contra las bolas de pelo.

Por si queréis aprender más sobre la época de muda y el tema de las temidas bolas de pelo, os dejamos estos enlaces:

Nota.- La frecuencia en la que proporcionáis malta a vuestros gatos debe aumentar durante los meses de muda, pero ¡cuidado! Tampoco hay que pasarse, porque demasiada puede provocar diarreas.

miércoles, 2 de abril de 2008

Siete veces gato

Creo que para estrenar esta sección no podemos elegir nada mejor que un libro, pues la literatura puede ser (y, de hecho, creo que es) un producto de lo más interesante. La obra que os vamos a presentar en esta ocasión se titula Siete veces gato. En ella se narran las aventuras de Bigote de Luna, un precioso gato negro con un bigote blanco que a lo largo de sus siete vidas recorre siglos de Historia y comparte su existencia con diferentes humanos, pasando por el Egipto de los faraones, por las tierras de los etruscos, por la Edad Media o por la Rusia de los zares. Siete vidas dan para vivir muchas experiencias, unas mejores y otras peores, convirtiéndose nuestro protagonista en un guía de excepción que acompaña al lector a lo largo de cada una de las páginas.

La autora, Domenica Luciani, es una escritora italiana de libros para niños y jóvenes que demuestra con esta obra su amor por los gatos, especialmente por los que son de color negro (a los que parece ser que adora)

Se trata de una lectura altamente recomendable para humanos y gatos de cualquier edad, a pesar de que, en principio, está orientada hacia un público infantil (pero ya se sabe que eso de la juventud no depende de los años, sino del espíritu de cada uno) Sin duda, Siete veces gato es una obra amena y sencilla, sin honduras innecesarias pero lo suficientemente interesante para enganchar a jovenzuelos y a adultos de toda condición. Os dejo los datos del libro, para aquellos a los que os pueda apetecer conseguirlo.

Domenica Luciani, Siete veces gato, Ediciones Salamandra, Barcelona, 2005, 157 pág.
Por cierto, no debéis dejar de admirar las ilustraciones de Cristina Rinaldi que acompañan al texto, pues constituyen un detalle que enriquece sin duda esta maravillosa historia.

El rincón de Noa

Queridos lectores, por fin, después de mucho insistir, he conseguido mi rinconcito en este blog (¡de ahí el nombre de esta sección!)Mi intención al crearla carece del contenido cuasi filosófico que impulsó a Rumbo a fundar La Gatera. La finalidad que persigo, sencillamente, es la de analizar y recomendar productos, objetos y utensilios relacionados de alguna manera con el mundo felino. Espero de todo corazón que la información que os proporcione os resulte interesante e incluso os sea de alguna utilidad. Y sin más preámbulos, pasemos a la primera recomendación del blog.
----------