Cuestiones felinas

Cuando un gato llega a una casa, un nuevo mundo felino se abre ante sus humanos y tanto si se trata de una llegada planificada como de toda una sorpresa, son muchas las preguntas y dudas que pueden surgir. Vamos a ver si podemos dar respuesta desde aquí a algunas de las cuestiones más habituales recopilando información que ha ido quedando diseminada a lo largo y ancho de las entradas de nuestra Gatera.

¿Cuál es el menaje básico de un gato?
Pues según nuestra experiencia, lo básico para empezar a convivir con un gato es el comedero y el bebedero, un arenero, un transportín, algunos juguetes y un rascador. Notaréis que no hemos incluido como indispensable ninguna camita o colchoneta y es que cada gato suele elegir para dormir el lugar de la casa que más le gusta. 

¿Qué come un gato?
El gato es un carnívoro estricto y lo ideal es que, en estos tiempos que corren, un felino doméstico se alimente básicamente de pienso, combinando su ración de alimento seco con alguna porción de comida húmeda. Tened en cuenta que los piensos pueden ser de gama baja, media o alta, siendo obvio que una mayor calidad nutricional garantizará un mejor desarrollo y mantenimiento de su salud.

¿Qué es la malta?
Se trata de una pasta pegajosa, de color marrón y con efecto laxante que ayuda a que los gatos eliminen con mayor facilidad el pelo que ingieren al asearse. Es recomendable dar al gato un poco de malta al menos una vez a la semana, intensificando la frecuencia en los momentos en los que la muda de pelo es más abundante. ¿Un consejo? Si vuestro gato no quiere tomar voluntariamente la malta que habéis comprado, no desistáis: restregad un pequeño pegote en su morro y no tendrá otro remedio que terminar lamiéndoselo. 

¿Cómo debe ser su arenero y dónde debemos ubicarlo?
Los gatos utilizan areneros para hacer sus necesidades. Podemos poner a su disposición desde simples bandejas de plástico hasta areneros cubiertos con puerta abatible, aunque deberemos estar atentos a sus preferencias. En casas con más de un gato, es importante que el número de bandejas disponibles sea el mismo que el número de felinos más uno. Y un detalle fundamental: los areneros deben estar en un punto tranquilo de la casa, lejos de zonas de paso, de la comida, del agua y de aparatos ruidosos (como, por ejemplo, la lavadora)

¿Y qué arena debemos elegir?
En el mercado podemos encontrar arena normal, aglomerante, de sílice y ecológica o vegetal. Es importante que no sea perfumada y que, elijamos la que elijamos, nos permita mantener la bandeja lo más limpia posible. ¿Nuestra recomendación? La arena aglomerante vegetal.

¿Por qué el gato necesita un transportín?
Muchos felinos domésticos no suelen salir de casa pero cuando lo hacen es importante que lo hagan en un medio que permita transportarlos de forma segura. Y aquí entran en juego estas jaulas de plástico, tela o mimbre que permiten al gato sentirse resguardado cuando sale de su territorio. Tema aparte lo constituyen los problemas a la hora de hacer que el gato entre en el transporte. Podemos evitar esta resistencia dejando que el transportín forme parte de la vida y del territorio del gato, evitando que sea un elemento que aparece de repente como preludio de, por ejemplo, una visita al veterinario. Otro detalle consiste en limpiarlo siempre después de cada salida con algún producto con oxígeno activo, eliminando así cualquier olor que pueda recordar al felino una situación poco agradable.

¿Los gatos necesitan juguetes?
La respuesta es obvia: ¡sí! Un alto porcentaje de felinos domésticos adolecen muertos de aburrimiento mientras ven pasar una hora tras otra. Es importante no sólo poner a su disposición juguetes, sino que sus humanos dediquen tiempo a jugar con ellos. Y al contrario que con el tema de los piensos, en este punto lo más caro no es siempre lo más apropiado, pudiendo una simple bola de papel de aluminio convertirse en el juguete más divertido.

¿Qué tipo de rascador es el ideal para un gato?
Depende de los gustos de cada felino. A algunos les encanta rascar en superficies verticales mientras que otros prefieren las horizontales. Lo que es innegable es que todo gato necesita un lugar donde rascar y si sus humanos no se lo proporcionan, seguramente encontrarán una alternativa (sea sofá, silla, mesa o pared) apropiada a sus necesidades. Para evitar los problemas de convivencia derivados del marcaje por arañazos, podemos encontrar desde altas torres hasta humildes alfombras de cartón, siendo lo importante que sean estructuras estables y que estén ubicadas en la habitación donde el gato pase más tiempo.

Nota: Si estas respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes sobre el mundo felino y sus necesidades básicas te han sabido a poco, te recomendamos que te des un paseo por nuestro espacio alternativo Crash Test Cats.
----------