viernes, 29 de agosto de 2014

Arrópate por una buena causa

Ellos ya se han arropado. ¿Te animas?
Casi terminando el mes de agosto, en nuestra Gatera venimos a hablaros de un fenómeno solidario que está recorriendo las redes sociales y que no queremos que se os pase. Se trata del "Reto de la Manta", semejante a la iniciativa del cubo de agua fría por el ELA, pero sin chapuzón y sin hielo, con gatos y perros de por medio y a beneficio de protectoras y refugios de animales. Interesante, ¿no?

El caso es que estábamos en Twitter hace un par de días cuando vimos que nos habían nominado para algo que se llamaba "Warm Blanket Challenge" o, traducido con nuestro inglés de maullar por casa, "Reto de la Cálida Manta". Según las instrucciones, había que publicar una foto de un gato envuelto en una manta y donar un dinerillo a una protectora de libre elección. Y así, ni cortos ni perezosos, nos pusimos manos a la obra y, ¡tachán! En un pispás teníamos mi foto en la manta lista (lo cual, con los calores de agosto, fue el verdadero reto) y nuestro pequeño donativo hecho, en nuestro caso para la protectora alicantina Adypa Aspe. La gracia es que, una vez cumplido, a la hora de publicar la fotografía, hay que nominar a dos o tres conocidos para que la cadena de solidaridad siga su curso y llegue a cuantos más peludetes necesitados, mejor.

Inspirados por el evento de origen anglosajón, se nos ocurrió castellanizar la etiqueta (que ya sabéis que en otras redes sociales les encanta eso de juntar palabras y de ponerles almohadillas delante para convertirlas en lo que llaman hashtags...), pasando del original #WarmBlanketChallenge que llegó a nosotros al #RetodelaManta. Y así las cosas, podemos decir que la transformación no ha ido nada mal y la gente, entre juguetona y solidaria, se está dedicando a arropar a los animaletes más necesitados de esta forma tan original. ¡Si hasta ha sido transformado en evento de Facebook por la protectora catalana Shambala para ver si logran recaudar unos eurillos!

Aquí, mi foto en manta y las instrucciones a seguir si quieres formar parte de la cadena ;)
Viendo esto de que las mantas, los gatos y la solidaridad casan bien, se nos ha ocurrido invitaros, queridos lectores, a que os suméis al reto desde vuestros blogs o cuentas de redes sociales si os apetece. ¿Las normas? Las mismas: foto de vuestro peludete, perro o gato, arropado con una manta, donativo o ayuda a una asociación o refugio y nominación de alguien para que se sume, logrando que nuestra cadena llegue cuanto más lejos, mejor. ¿Qué? ¿Alguien se anima a arroparse?

Nota: Aunque la idea original hablaba de donativos en dinero, que siempre vienen muy bien, a las protectoras también les hacen falta las donaciones en especie (alimentos, medicamentos, comederos, mantas, areneros, juguetes,...) o las colaboraciones en plan pasear perros un día, ayudar a limpiar casetas, ser padrinos de viaje, difundir casos,... Vamos, que hay mil maneras de ayudar y todas sirven para que esto de liarse en una manta en pleno agosto sea un éxito. ¿Te unes al reto?

domingo, 17 de agosto de 2014

¿Me pareció ver un lindo gatito en ese muro?

Gato Miau La Roda Albacete
Gato pintado en La Roda (Albacete)
En este domingo de agosto tranquilo, caluroso y relajado queremos traer a nuestra Gatera, queridos lectores, las fotos de este gato pintado y maullador que así, de buenas a primeras, blanco y sencillo, quizá no os diga demasiado, pero que como buen felino que se precie tiene su historia detrás... ¿Os apetece conocerla?

El caso es que el minino en cuestión se encuentra situado en una nave abandonada visible desde la autovía A-31 a su paso por La Roda, provincia de Albacete, y nuestra humana lo descubrió por pura casualidad a principios de mes mientras viajaba en coche en sentido Madrid (ya sabéis que los gateros tienen un sentido especial para este tipo de cosas y eso le permitió levantar la vista en el preciso instante en que el gatete fue visible desde el vehículo...) Sorprendida por el felino hallazgo aunque sin oportunidad de detenerse a confirmar y explorar en ese momento, tomó nota mental del punto en el que aparentemente se encontraba y siguió su camino. Ya a la vuelta, precavida y de nuevo sin posibilidad de parar, trató de sacarle una fotografía desde el coche en marcha en el que iba de pasajera sin demasiadas expectativas con respecto al resultado final a causa de la velocidad y la distancia a la que se encontraba la pintada pero a modo de prueba de que en ese muro había un felino. Y, efectivamente, al revisar la instantánea, unas orejas características y un rabito dicharachero se adivinaban inconfundibles. ¡Eureka! ¡Ahí había un gato!

Gato Miau La Roda Albacete 2
¿Se adivina un gatito...? Fotografía tomada desde el coche el lunes 4 de agosto.
¿Conclusión ante la confirmación de que un gatete maullaba en esa nave? Pues obvio: que había que volver a sacarle unas fotos en condiciones. Y por eso ayer nuestros humanos aprovecharon el día libre, se subieron al coche con las cámaras preparadas y recorrieron 200 km de ida y otros tantos de vuelta para inmortalizarlo tal y como se merecía. Locura para muchos, un pasatiempo como otro cualquiera para dos catlovers aficionados a la fotografía que gustan de rescatar murales, grafitis y pintadas de temática felina, el resultado del esfuerzo en nuestra opinión mereció la pena y no podíamos dejar de compartirlo con todos vosotros. Lástima que no podamos hablar del autor de la obra, ni de su motivación, pues pocas pistas, por no decir ninguna, encontraron al respecto en el muro y en el entorno. Pero sirvan las fotografías de este felino parlanchín y de gran formato como recuerdo de una gran aventura gatuna con final feliz que demuestra que los gatos pueden aparecer casi en cualquier lugar. ¿Os animáis a mirar?

Gato Miau La Roda Albacete 3
Gatito maullando por fin ante nuestras cámaras. Primer plano ;)

jueves, 7 de agosto de 2014

¿De verdad has destrozado los muebles? Encuesta de agosto...

Noa durante la paticura...
Hoy volvemos a la carga con nuestras encuestas de La Gatera, dispuestos y con ganas de desterrar (o por lo menos de ajustar a sus proporciones reales) un mito en nuestra opinión injustamente engrandecido que convierte a los gatos en criaturas non gratas en más de un hogar de este planeta. Y no hablamos de la mala suerte que traemos si tenemos el pelo negro, ni de nuestra capacidad para robar almas de bebés, ni de nuestro gusto por las compañías brujeriles de dudosa calaña (que de esto ya nos ocuparemos en otra ocasión...) De lo que queremos hablar es de nuestra insaciable afición a la destrucción del mobiliario familiar, porque ¿quién no ha escuchado decir que los gatos acabamos cual termitas con los muebles? Convertimos en tiras los sofás, reducimos a serrín las patas de las sillas, arrancamos las tablas del parqué, transformamos resistentes lejas en mondadientes,... Y todo por culpa de nuestras uñas y la manía que tenemos de afilárnoslas en cualquier parte. Pero, ¿es realmente eso de afilar una manía? Pues no: se trata de una necesidad de los felinos, como parte de nuestras rutinas de cuidado de las uñas y como medio de comunicación y marcaje y quien adopta un gato debería como poco saber esto, que tenemos uñitas y eso no es ningún secreto. Además, la manera más sencilla de evitar daños en los enseres domésticos es mantener una paticura correcta y proporcionarnos rascadores adecuados (que en el mercado hay cantidad de modelos y de algunos ya os hemos hablado en alguna ocasión)

Lo cierto es que, tras diez años viviendo en nuestro piso, las bajas en muebles por culpa felina han sido mínimas y mayoritariamente accidentales: algún arañazo al caernos o derrapar y algún enganchón en la tapicería por correr, pero poco más. Y, tras el reducido recuento, que incluye los marcos gatuneados de un par de puertas a causa de una temporada que a Noa le dio por jugar a la cucaña, queríamos saber si es que somos raros o si va a resultar que los gatos no somos tan destructivos como nos pintan las malas lenguas... Y de ahí, nuestra pregunta de este mes: ¿De verdad has destrozado los muebles? Y las respuestas entre las que podréis elegir las vuestras tras sopesar vuestros casos son las siguientes:

- Sí, a pesar del rascador, si vuestros humanos os consideran responsables intencionados de la destrucción de buena parte del mobiliario doméstico a pesar de tener rascador...
- Sí, pero no tengo rascador..., para aquellos que os hayáis buscado la vida en casa porque vuestros humanos no os han proporcionado un lugar en el que rascar.
- ¡Para nada!, cuando, como en nuestro caso, hayáis respetado más o menos los enseres de vuestro hogar, que siempre hay daños colaterales e involuntarios.
- Mejor comento y me explico... Para los que prefiráis dejarnos un comentario para aclarar vuestra postura al respecto :)

Dicho esto, parece que la cosa va quedando más o menos clara y es hora de cederos la palabra y el cuestionario (disponible hasta final de agosto) para que compartáis con todos nosotros vuestras experiencias destructivas. Y como siempre os decimos, queridos lectores, ánimo, a participar y a comentar, que cuantos más seamos, más interesantes y completos serán los resultados, en esta ocasión sobre todo para el colectivo de vendedores de muebles y afines que seguro que nos estarán vigilando... Así que ¿qué os parece si nos ponemos a ello y arañamos unos cuantos votos? ¡Miau!


El tema de los arañazos a muebles y enseres domésticos no es algo baladí pues está directamente relacionado con una opción quirúrgica terrible que los gateros debemos luchar por erradicar: nos referimos a la terrible desungulación a la que algunos humanos por desconocimiento o falta de empatía someten a sus gatos. Un buen día descubren sus uñas les estorban y deciden quitárselas... Menos mal que el anteproyecto de ley de tenencia responsable de perros y gatos que presentó el Gobierno hace más o menos un mes contempla prohibir definitivamente esta mutilación. (Los textos enlazados son de Melisa Tuya, el primero sobre la extirpación de las uñas y el segundo sobre la futura ley de tenencia de animales: leedlos porque merecen la pena) Pero sea como sea, en esto de los arañazos y los gatos, recordad siempre una cosa: si te preocupan más tus muebles que tu gato, no tengas gato y evita sufrimiento.

Los gatos tienen uñas y así debe ser: no a la extirpación quirúrgica de las mismas...

miércoles, 6 de agosto de 2014

Seamos responsables...

Frase de el Principito
El Principito de Antoine de Saint-Exupèry.
Podríamos decirlo más alto pero no más claro, así que tomamos esta frase de El Principito que condensa el mensaje a la perfección y que seguro que os lleva a reflexionar, queridos lectores. La lástima es que algunas personas se olvidan de ello...

jueves, 31 de julio de 2014

Los perros y los gatos nunca mueren...

Guindilla, gata preciosa
Preciosa Gundilla, espéranos en el cielo...
Julio se nos marcha triste porque ayer nos enteramos de que la pequeña Guindilla, del blog de Guindilla y Canela, se nos fue el lunes al cielo... Es triste despedir a una amiga gatuna, aunque sea una amiga vía blogosfera, porque ya son muchos años de conocernos y de conocer a unos y a otros a través de esta ventana al mundo, a sus historias y a los sentimientos que es un blog...

Aunque pueda sonar a tópico, es ley de vida que toda presentación conlleva tarde o temprano una despedida. Guindilla, Luna, Dark, Nino, Efi... Tantos amigos que nos esperan allá donde el arcoiris nace. Porque nosotros creemos en el reencuentro y eso consuela cuando hay que verles partir. Y es que toda despedida, cuando hay amor, implica también un volver a empezar.

Precisamente hace unos días descubrimos una maravillosa composición de Ernest Montague en la que se explica que los perros nunca mueren, sólo duermen en tu corazón. Os dejamos el enlace al texto íntegro en la web de Sr. Perro, porque merece la pena leerlo, y aquí os traigo solamente un párrafo especial...
Cuando piensas que tu perro ha muerto, sólo se ha quedado dormido en tu corazón. Y, por cierto, está moviendo su cola como un loco, ¿ves? Por eso te duele tanto el pecho y lloras todo el tiempo. ¿Quién no lloraría con un perro feliz moviendo la cola en su pecho? ¡Ay! Tac tac tac tac, eso duele. Pero sólo menean su cola cuando están despiertos. Entonces es cuando dicen: "¡Gracias Jefe! Gracias por dejarme un lugar calentito para dormir y además siempre al lado de tu corazón, el mejor sitio."
Con el tiempo, los perros duermen más y más tiempo, siestas más largas y cada vez duelen menos, aunque, no nos engañemos: pueden despertarse en cualquier momento y empezar a mover la cola con ese tac tac tac que traerá su recuerdo a tu memoria y quizá alguna lágrima a tus ojos...

Con los gatos pasa un poco lo mismo: aunque pueda parecerlo, ellos tampoco mueren. Se quedan dormidos en el corazón de quienes les han querido y allí, cuando están despiertos, amasan y mullen un poco rozando nuestro pecho con la punta de las uñas y eso nos duele. Pero, con el tiempo, van acomodándose y durmiendo siestas confortables y largas: nos duelen menos y su recuerdo nos hace sonreír más porque sabemos que siempre, siempre, siempre estarán calentitos y protegidos dentro de nuestro corazón.

Despedirse, como no puede ser de otra manera, es duro y cuesta y hay que acompañar en el sentimiento al que sufre el dolor de la pérdida. Pero yo lo siento aún más por aquellas personas que no tienen ni gatos ni perros durmiendo en su corazón, porque no les dolerá decir adiós pero en realidad se han perdido mucho en la vida...

¡Buen viaje, Guindi! Espéranos allá donde estés y, mientras llega ese momento, duerme plácida y acurrucada en los corazones que tanto te quisieron.

domingo, 20 de julio de 2014

¿Un consejo para ser feliz?

Pon un gato en tu vida

sábado, 12 de julio de 2014

Miremos juntos hacia el futuro...

Y es que hay ocasiones en las que nos preocupamos demasiado por lo que fue en lugar de girar la vista hacia delante y avanzar. Por eso, queridos lectores, dejemos atrás el pasado y miremos juntos hacia un futuro mejor...

Gata con mirada perdida
----------