viernes, 14 de noviembre de 2008

De nuevo, El gato Garabato

Hace casi un par de meses, os propusimos desde nuestra sección La Bibliogateca ir colgando fragmentos de obras literarias que incluyesen algún gato en la acción. Los párrafos que elegimos para comenzar pertenecían a la obra Fray Perico y Monpetit y tenían al gato Garabato como protagonista. El caso es que, a causa de los derechos de autor y de la propiedad intelectual, no pudimos colgar el texto íntegro en su momento y tuvimos que conformarnos con un resumen de la escena. Pero tenemos una buena noticia, pues desde la editorial Barco de Vapor nos han dado permiso para reproducir el fragmento tal y como aparece en el libro. Así que, con la venia de la editorial, ¡vamos allá!

El gato Garabato

"-Vamos a la carbonera. Allí pasaréis la noche calentitos y mañana Dios dirá. Se acabó el día.
Y Monpetit dio gracias a fray Perico, se quitó las botas y los calcetines y dijo:
-Buenas noches. Yo me voy a la cama.
Abrió fray Perico la puerta de la carbonera, que estaba debajo del fogón, y ya se iba a meter cuando, en la oscuridad, brillaron dos ojos y unas uñas le arañaron la nariz.
-¡Atiza, el gato; ya no me acordaba! -exclamó fray Perico.
-¿El gato?
-Sí, es Garabato, que duerme en la carbonera y tiene muy malas pulgas.
-Pues échalo fuera, hermano.
Fray Perico fue por la escoba y atizó al gato, pero éste, en lugar de salir huyendo, hizo fu y se escondió más adentro. Fray Perico invitó entonces a los dos franceses:
-¡Pasad, cabéis los tres!
-¡Cualquiera pasa! -protestó Guillomet."

Muñoz Martín, J., Fray Perico y Monpetit, Colección "El Barco de Vapor", Ed. S.M., Madrid, 2002, pp. 14-15.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Maullidos, ronroneos e incluso bufidos. ¡Este es el lugar adecuado!

----------